Es música para un ritual contemporáneo que no necesariamente es para entretener, sino para disfrutar a través de una reflexión personal del escucha, dijo el artista

 

Alejandro Escuer es un músico comprometido con la innovación, la originalidad y un firme ánimo de convertir cada concierto y grabación en una experiencia sonora única. Flautista, académico, fotógrafo, artista sonoro y plástico son algunas de sus facetas retratadas en su disco Luz negra que presentó en la Fonoteca Nacional.

“Definido en una palabra, es ritual. Es un disco que aporta y es muy personal. Es música para un ritual contemporáneo que no necesariamente es para entretener, sino para disfrutar a través de una reflexión personal del escucha.

“Es música que es muy difícil encontrar así: es contemporánea con raíces del mundo, con una propuesta específica que se centra en instrumentos tan raros como las flautas bajas, original, especial y con una propuesta estética, sonora y acústica muy específica”, destacó en entrevista Alejandro Escuer.

La Sala Murray Schafer fue la sede de esta presentación en la que participaron la flautista Marielena Arizpe y el músico, compositor y productor Alejandro Colavita.

FunkyHypnosCórneaThakitaTánatosCactus espiritualLuciérnaga (Sol rojo, Nocturno, Sueño en el jardín Kenkoru, Luminario), Tectonic moving beatImagino África y Luz negra, son las 10 canciones que integran el disco.

En estas piezas se abordan temas como el vuelo, la suspensión, la levitación, la historia, el aire, lo impredecible y cambiante, el tiempo, el espacio, el diálogo entre la música de India y la occidental, los paisajes y el arte contemporáneo de Japón, el universo prehispánico y los juegos de sonidos y colores de la flauta.

“Se trata de canciones -agregó Escuer-  inspiradas en la colaboración con colegas de Japón e India, en viajar, pero también en el sonido mismo de mi instrumento que viaja a través del espacio, kilómetros y kilómetros, hasta el infinito.

“Mi inspiración tiene que ver mucho con mi instrumento que es el aire y se mueve en todos lados y con el cual uno vuela, viaja. Además es música que compongo, porque a mí me gusta y disfruto escuchar”.

Luz negra es una producción de Cero Records y en ella participaron de forma especial Ganesh Anandan (percusionista del sur de India), Ramin Arjomand (pianista de Irán) y Carla López-Speziale (voz).

Se trata de un proyecto en el que convergen diversas formas de creación musical: improvisación, colaboración creativa, composición tradicional y grabación de fragmentos sometidos a un número de procesos de refinamiento acústico, electroacústico y estético.

En la presentación, el flautista detalló que se trata de un proyecto que puede verse como una celebración, por un lado, de su trabajo de intérprete, de flautista, de lo que simboliza manejar el aire, controlarlo y dominarlo.

“También está la cuestión de compositor autodidacta, de música electrónica y electroacústica, además de la parte intelectual, la humana, la de sensibilidad y hacer que lo que toco llegue al público.

“La idea es tratar que la gente se enganche con lo que estoy haciendo y proyectar un mensaje fuerte, contundente, a través de música contemporánea expresiva, actual y que es un puente entre la tradición y la modernidad”, agregó.

En la presentación de Luz negra el público fue partícipe del estreno mundial de Hypnos y escuchó las piezas LuciérnagaTectonic moving beatCactus espiritual y Funky.

Luz negra puede adquirirse a través de la página www.cero-records.com y en info@cero-records.com

Información: LCL

0 5